Todos tenemos miedo de quedar mal si una oferta laboral no nos ha acabado de convencer y no queremos ir a trabajar allí. Pero eso nos puede pasar muchas veces y es algo debemos superar. No se trata sólo de que la empresa te elija a ti sino que también tú elijas a la empresa a la que quieras trabajar. Por eso hoy, te vamos a contar cómo rechazar bien una oferta de trabajo.

Qué hay que tener en cuenta

Para empezar, aunque las condiciones que te ofrezcan no te parecen buenas, debes ser educado. Nunca sabes si en un futuro puede que necesites trabajar allí o puedan ser tus contactos.

De todas formas, si ya tienes muy claro que no quieres aceptar el trabajo que te ofrecen, no debes alargar la respuesta. Transmite poco profesionalidad dar largas.

Si algunas condiciones no te parecen bien, como el tema del salario, existen algunas que podrías llegar a negociar. Pero si algunas no acaban de compaginar o son inamovibles, como los horarios o las responsabilidades, debes aceptarlo tal y como es y en ese caso rechazar la oferta. Pero en la mayoría de esos casos debes ser honesto con la empresa. Recuerda que es un tema laboral y no personal.

Otro detalle a recordar es que no es necesario que des una explicación muy larga a la hora de rechazarlo. Es mejor ser breve y directo, y de ese modo será más fácil tanto para ti como la empresa.

Y por último, volvemos a recordar que la empresa no está por encima de ti. Ambos tenéis una necesidad en el que el otro puede ayudar. No aceptes ofertas por miedo al juicio de terceros, debes aceptar aquellas que te satisfacen.

 

Esperamos que con estos consejos, puedas rechazar bien una oferta cuando ésta no te interese. ¡Uno tiene que pensar en el bien de uno mismo primero! Y si aún no has encontrado un trabajo o no has hecho una entrevista, podéis buscar vuestro próximo empleo en la App de Dada. 📲

¡Suerte!